SANTA LUCÍA, DOCE DÍAS PARA NAVIDAD

“Santa Lucía te conserve la vista" se dice en catalán cuando alguien no ve lo que está delante de su nariz, y es que Santa Lucía, debido a las circunstancias de su martirio, es invocada como protectora de la visión.

 Y pensaréis, ¿qué tiene que ver eso con la pastelería? La celebración de Santa Lucía siempre ha estado profundamente arraigada entre los diferentes gremios de los que es patrona, por eso su día se conmemora con un pastel dulce: un tortel de brioche con mazapán y fruta que tiene forma de tijeras.

Modistas, sastres, bordadoras, encajeras y modernamente, ópticos, diseñadores gráficos, estudiantes e incluso informáticos, oficios que requieren una buena vista, tienen a Santa Lucía como patrona.

Durante muchos años, el día de Santa Lucía ha sido una excusa para celebrar reuniones y fiestas en todo el territorio. Además, se considera el punto de partida para las fiestas navideñas y en muchas casas es el día en que se pone el belén.  

Recuerdo de pequeña que en casa de mi abuela no se tocaba una aguja el día de Santa Lucía y muchos años, especialmente si caía a finales de semana, era tradición ir a la Feria de Santa Lucía de la Plaza de la Catedral a comprar alguna figurita que nos faltaba para el belén (las ovejas siempre desaparecían) y mi abuela aprovechaba para entrar en la capilla de Santa Lucía de la Catedral a poner una vela a la imagen. Después nos íbamos a tomar un chocolate caliente a la calle Petritxol, pero eso es otra historia.  

  Santa Lucía también se celebra en Escandinavia con una gran fiesta. Su figura es representada con una dama vestida de blanco con un cinto rojo (que simboliza una túnica bautismal y la sangre de su martirio) con una corona de hojas verdes y velas en su cabeza.

En Noruega y Suecia, las niñas vestidas de blanco llevan velas encendidas y ofrecen algunos pasteles de brioche con azafrán llamado lusserkatt.

Antes de la adopción del calendario gregoriano, el 13 de diciembre coincidía con el solsticio de invierno, es decir, la noche más larga del año, por lo que ya se celebraban las tradiciones y fiestas relacionadas con la luz (o su falta).

  Y si todo lo que os he contado no os convence, celebrar Santa Lucía es una buena excusa para ir haciendo boca para el roscón de reyes.

Opiniones de los usuarios

Síguenos en Instagram
X